Al cumplir con todos los requisitos del intercambio y de ser aceptado, sólo se tendría que cubrir el costo de los boletos de avión y traslados al lugar donde se ubique el colegio.

Al llegar al destino, una Familia del Sagrado Corazón los recibirá y vivirá su experiencia de intercambio hospedándose en su casa y siguiendo el ritmo de vida de la Familia Anfitriona. La Familia Anfitriona se encarga de los traslados al Colegio de Intercambio y de la alimentación, adoptándolo como si fuera su hijo.

Se recomienda solo llevar dinero para gastos personales o souvenirs.

Resulta muy enriquecedora la experiencia de Intercambio cuando también un miembro de la Familia Anfitriona es recibido en nuestro hogar, y adoptamos al estudiante extranjero en nuestra Familia.